UN CARNAVALITO EN TRANVÍA

Edmundo Zaldívar era solo un buen guitarrista de tangos cuando compuso su obra El Humahuaqueño.

En el año 1941, mientras viajaba a su trabajo en Radio El Mundo (por esos años, vivía en Tucumán y Reconquista y tomaba regularmente el tranvía 99) hasta Radio El Mundo, con el sonido del freno y el traqueteo del tranvía comenzó a idear una melodía que escribió en un lenguaje propio, dado que no escribía música , jamás pensó que pasaría a ser parte la historia del pueblo jujeño .

La publicación de la canción se hizo bajo el sello Pampa y para ello formó un conjunto de oboe, fagot y vibráfono.

El Humahuaqueño fue un éxito inmediato, logrando en un lapso muy corto, alrededor de cincuenta versiones por distintos intérpretes en Argentina. La mayor difusión de la obra se le atribuye al bailarín Joaquín Pérez Fernández, quien a comienzos de la década del 50 realizó diversas giras con sus espectáculos de danzas típicas por América y Europa acompañado por su propia compañía Gran Ballet Latinoamericano.

La canción se ha grabado prácticamente en todo el mundo, inclusive en lugares como Egipto, China, Japón, Grecia, Nueva Zelanda, Holanda o Bélgica. Su mayor éxito, sin embargo, lo logró en Francia, con más de doscientas versiones distintas. En Alemania: un centenar, siguiéndoles luego Inglaterra, Italia y los Países Bajos. En Estados Unidos llegó a estar en los primeros puestos de popularidad, a través de una muy particular versión conocida con el título de Kiss me another.

Zaldívar nació en Buenos Aires, el 9 de octubre de 1917 , en el barrio de Palermo , hijo del también músico Edmundo Porteño “El Polo” Zaldívar. Desde pequeño mostró interés por la música, cultura y tradiciones argentinas a través de las tertulias celebradas en su casa paterna, en las que participaban Leopoldo Lugones y Ricardo Rojas.

En 1938 formó su primer conjunto folklórico y ese mismo año integró la orquesta típica “Los Indios”, que dirigía Ricardo Tanturi.

Colaboró con los cancionistas de su época pudiendo, destacarse figuras tan notorias como Rosita Quiroga, Ciriaco Ortiz, Manuel Acosta Villafañe, Juan Andrés Pérez, José Luis Padula, Aníbal Troilo, Roberto Grela, Edmundo Rivero, Charlo, entre otros.

Se desempeñó como guitarrista estable durante 21 años en Radio El Mundo.

Actualmente se estima que existen más de 1400 versiones y fue traducido a más de 70 idiomas, convirtiéndose en la música argentina más difundida en todo el mundo.

La obra se transformó en un himno para el pueblo jujeño y desde 1982 celebra todos los 7 de febrero el Día del Carnavalito en homenaje al autor.

Autor entrada: NORA POSSETTI

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *