COLECTIVIDADES, CUANDO BAJA EL TELÓN.

 

Como un lienzo de tela que se extiende por la parte trasera del escenario…. o que cuelga flotando sobre él, forman parte del telar , con el resto,  y suelen colorearse o pintarse tratando de integrarse en la decoración escenográfica, pero sin lograrlo, pasando inadvertidas.. 

Otras imágenes se suceden detrás de bambalinas..

Desde el viernes pasado, medio centenar de colectividades extranjeras presentan sus propuestas y actividades que reflejan historias de familias llegadas de distintos rincones del mundo para hacer de Rosario una ciudad pluricultural. Más de un millón de personas disfrutan de los 50 puestos gastronómicos instalados.

Los stand dejan de atender a las 0:30 horas durante la semana y a las 1:30 los viernes y sábados.

Cuando la La 35ª edición del Encuentro y Fiesta de las Colectividades cierra sus carpas para reponer su propuesta al día siguiente, otras fotografías aparecen… 

Reparamos en carteles y banderas que durante la fiesta nocturna  no podemos ver.

Cuidadores de carpas , representantes de las colectividades descansando, algunos lavan su ropa y las extienden en los bancos al sol, otros preparan los platos que ofrecerán a la noche, los policías buscan un poco de alivio en la sombra.

Un solo stand de bebidas de frutas y licuados abierto(pertenece a la colectividad peruana), es como una Isla abierta en el caluroso mediodía del domingo.

Banderas, palabras, palabras en diferentes idiomas, palabras de bienvenidas, de venta, de conciencientización, todas mezcladas en una feria de banderitas  de colores.

Un cuidador cordobés de la colectividad irlandesa nos enseña el camino al uno de los pocos puestos  abiertos… el de Murcia…Chorizos murcianos se ofrece…tentador, pero hace 29 grados..

En la colectividad boliviana se exponían los trajes típicos, colores, muchos colores, un hombre chateaba con su celular mientras cuidaba…por lo menos alguien le cuidaba algo a Bolivia…

Siempre nos quejamos que el stand de Argentina está lejos….nosotros somos los anfitriones…debemos dejarle el lugar a los invitados. Es como que invitas amigos a tu casa y solo vos queres estar sentada en el sillón, el resto al lavadero…El stand argentino se convirtió en un “Club Social, Deportivo y Cultural” que recuperó el espíritu de esas instituciones, los vínculos, la vida social, nuestra identidad…y allí está esperando la última noche y el sueño de volver  a querer a los clubes, de crecer en  ellos. 

Y La bandera, la nuestra, perfecta, flameando, vigilando…ningún telón la oculta, no pasa inadvertida, lo sabe y se agranda.

 

Fotos Osvaldo La Bruna/Nora Possetti

 

                                 

Autor entrada: NORA POSSETTI

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *