BARBARITA CRUZ, “sola en Purmamarca”

“Si no cantara no vivo/yo vivo para cantar/el día que yo no cante/la muerte me ha de llevar”. En la madrugada del 11 de junio del 2016 fallecía la ollera, ceramista, cantora de coplas, maestra, Patrimonio Cultural Viviente (declarada por la Unesco), Mayor Notable (distinción otorgada por el Congreso Nacional), la irremplazable Barbarita Cruz.

Barbarita Cruz, nació en 1922 en el pueblo de los siete colores, luego estudió en San Salvador de Jujuy la especialidad de Dibujo en la Escuela de Artes Plásticas. Volvió recibida a su pueblo para dedicarse casi exclusivamente a enseñar. Transmitió conocimientos, técnicas y experiencia en cerámica, pintura y escultura, desde un taller que poseía en su hogar.

La reconocida hacedora cultural purmamarqueña, quien fue declarada “tesoro humano vivo” por la Unesco, murió a los 93 años.

Falleció en San Salvador de Jujuy, pero sus restos volvieron a Purmamarca para ser esparcidos por distintos rincones que la tuvieron como protagonista.

Un detalle emotivo fue que pocas horas después de conocerse su deceso, sonaron en Purmamarca las campanas de la capilla Santa Rosa de Lima anunciando la triste noticia para toda la comunidad purmamarqueña.

Maestra, ollera, pintora, escritora y coplera, Cruz dedicó su vida al arte y a la enseñanza, y como una mujer transgresora y revolucionaria para su época se convirtió en uno de los mayores íconos de la cultura de la Quebrada de Humahuaca.

Desde pequeña se enamoró del canto con caja y su incursión en la música y en la composición de innumerables coplas la convirtió en una referente y símbolo de este canto ancestral y coya, revelador de la filosofía de los pueblos.

Además, fue musa inspiradora de numerosos poetas y compositores, como del jujeño Alejandro Carrizo, quien es autor de la zamba “Jujuy Mujer”, que con música del tucumano Néstor Soria, recuerda a la purmamarqueña y fue interpretada entre otros por el jujeño Tomás Lipán.

Dicha composición da pie al título “Sola en Purmamarca”, película de Carolina Zarzoso Paoloni que con 91 años protagonizó Barbarita y que rescata su historia de vida, exponiendo su ejemplar y conmovedora lucha por sus pasiones, sueños y proyectos, según destacó la directora del film, que se estrenó en la plaza 9 de julio de Purmamarca en diciembre del 2014, donde ella estuvo presente.

Sí, esa Barbarita solitaria pero generosa, cuyos versos seguirán resonando en su Purmamarca querida.

Autor entrada: Osvaldo La Bruna

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *