NO ME SUELTES CARNAVAL

 

Dice la tradición que debe durar de jueves a martes, antes del miércoles de “cenizas”.

Es considerada una fiesta “pagana” justamente por que sus actores pertenecen, en su mayoría, a poblaciones  donde se practica la religión Católica.

Carnaval viene de “carnem-levare” que sería como “abandonar la carne”, que en realidad, es lo que se hace en la cuaresma, los viernes..

Es una celebración que ignora todo, actor y espectador, lujos y lujuriosos. No se asiste a la fiesta, se vive la fiesta.

Una fiesta que muestra niños jugando a la guerra de espuma, disfraces, parrillas improvisadas en las veredas, comparsas inclusivas y fiesta en las calles. Pero ésto volvió a suceder  hace solo 8 años, nada más, fueron 35 años de prohibición (durante la dictadura) que sufrió este acontecimiento popular debido a “su inclinación a la sátira política y la celebración a la resistencia”(según decían las autoridades).

Sin embargo, la comparsa y la murga resistieron, y cuando en el 2011 se restauró, por decreto,  y para colmo, con dos días de asueto! éste espacio popular(de fecha movediza) franqueable y abierto, universal y achicador de grietas, volvió con más fuerza a expresarse como una manifestación de la cultura popular.

En todas las provincias se organizaron celebraciones, en su mayoría por interés de los municipios de promover la participación y motivar la creatividad de los vecinos. En Rosario, por ejemplo, se ofrecen espacios gratuitos , a través de seminarios de maquillaje, confección de trajes y armado de carrozas.

Si bien la Capital del Carnaval es la Pcia. de Corrientes, no todos lo eventos se desarrollan de la misma manera. No es lo mismo en Corrientes que en Jujuy. Ni los murgueros que los pasistas entrerrianos.

Hay carnavales muy famosos y marketineros, como el de Gualeguaychú (Entre Ríos), quien llegó a recibir 70000 turistas.

Y los hay autóctonos, como en el NOA, especialmente el de la Quebrada de Humahuaca (Jujuy). Este ritual es ancestral. Es una repetición de la experiencia en la memoria colectiva. La pachamama desentierra el diablo quien desfilará por las calles de la ciudad entre serpentinas, albahaca, alcohol, papel picado, danzas típicas y caporales.

En cada lugar que gane el carnaval, se saltarán barreras culturales y económicas ( las que rigen durante el resto del año), se entrará en comunión y si somos observadores, tendremos la oportunidad de descubrir aristas de historias recientes, cacheteándonos de realidades.

 

 

Autor entrada: NORA POSSETTI

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *